Brevet 400 17/03/2018

RELACIÓN INSCRITOS

BREVET 400 DE 17/03/2018

Buscando a los primeros pobladores

 

Recorrido grandioso el de esta brevet por la "amplitud" de espacios por los que discurre toda ella. Y es que la presencia siempre cercana  de la sierra de Espuña primero -por la que hacemos una incursión-, la sierra de María después -que atravesamos- , la Sagra -que nos acompaña durante interminables kilómetros con su amenazante sombra a nuestra izquierda en el orden de marcha- y Campo de San Juan más tarde, no limita nuestro horizonte visual que se extiende casi hasta el  infinito.

Esa carretera interminable hasta el "Lugar de la Bolteruela", como se llamaba La Puebla de Don Fadrique hasta que en 1.525 los Reyes Católicos cedieron el señorío al segundo Duque de Alba, pasa muy cerca de Venta Micena, paraje perteneciente a la localidad de Orce y donde en 1.983 se encontraron los restos de los que se cree son los primeros pobladores de Europa, hace casi 1.400.000 años.

Hasta la localidad de Barranda, situada en el kilómetro 240,  el recorrido es el mismo del año anterior; desde aquí casi 100 de los 160 que faltan discurren por distintos parajes. En Barranda giraremos a la izquierda dirección El Sabinar y más adelante a la derecha en dirección a Moratalla. Este cambio le otorga al recorrido un punto más de dureza al incrementar en casi 800 m. el desnivel acumulado.

El paso por el embalse Alfonso XII refrescará cuerpo y mente y la cercanía de nuestro destino final harán llevaderos estos últimos kilómetros.

hora y lugar de salida

Hora de salida: 05:00

Lugar de salida: The Bike

Dirección: Av. Almirante Loaysa nº 4

30007 MURCIA

Ubicación: 37°59'53.7"N 1°07'30.4"W

PERFIL

MAPAS Y CONTROLES

RUTÓMETRO CÓDIGO HOMOLOGACIÓN SP493

DESCARGAR TRACK

Pulsar con el botón derecho y elegir "Guardar como"

RELACIÓN FINISHER

CRÓNICA Y GALERÍA DE FOTOS

09Imgs

 

No sé por dónde empezar esta crónica sobre lo sucedido ayer en la brevet 400 que finalmente se han quedado en 175 épicos y heroicos km., no lo sé porque no quiero que suene a excusa fácil, que parezca una justificación de la decisión tomada de abandonar cuando aún faltaban 225 km. para terminar.

Me estoy preguntando por qué hago lo que hago y encuentro a Stephen Covey, que en su libro de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” nos dice que el carácter está compuesto por los hábitos, son factores poderosos que repercuten en nuestras vidas. Según Covey “El éxito no es la base de la felicidad, la felicidad es la base del éxito”.

Los hábitos 1, 2 y 3 tienen que ver con el autodominio. Llevan a una persona de la dependencia a la independencia, son estos:

1)      El hábito de la proactividad nos da la libertad para poder escoger nuestra respuesta a los estímulos del medioambiente. Nos faculta para responder de acuerdo con nuestros principios y valores. En esencia, es lo que nos hace humanos y nos permite afirmar que somos los arquitectos de nuestro propio destino.

2)      Comenzar con un fin en mente hace posible que nuestra vida tenga razón de ser, pues la creación de una visión de lo que queremos lograr permite que nuestras acciones estén dirigidas a lo que verdaderamente es significativo en nuestras vidas.

3)      Poner primero lo primero nos permite liberarnos de la tiranía de lo urgente para dedicar tiempo a las actividades que en verdad dan sentido a nuestras vidas. Es la disciplina de llevar a cabo lo importante, lo cual nos permite convertir en realidad la visión que forjamos en el hábito 2.

En estos tres primeros hábitos se encuentra la explicación de nuestra retirada, cuando decidimos que lo más aconsejable teniendo en cuenta las circunstancias era dar por finalizada la aventura que habíamos empezado nueve horas antes. Habíamos salido con un fin en mente (hábito 2) y llevábamos muchas horas sufriendo la inclemencia de un viento que cada vez iba a más. Desde que en el kilómetro 75 llegamos al monasterio de Santa Eulalia en Totana, el viento ha empezado a soplar con fuerza, cuando en Lorca hemos puesto rumbo a Vélez Rubio era un verdadero vendaval que soplaba frontalmente con fuerza y de manera incesante. Los veinte kilómetros que hay desde Vélez Rubio hasta el cruce pasada la localidad de María, que nos indica el siguiente punto de control situado en la Puebla de don Fadrique, han sido realmente penosos, el viento huracanado y la inclinación del terreno han conseguido que el tiempo necesario para recorrer estos 20 kilómetros nos haya parecido una eternidad.

Suponíamos que al girar a la derecha en dirección a La Puebla de don Fadrique las cosas podían ponerse peor porque entonces el viento soplaría lateral desde nuestra izquierda, pero no sabíamos hasta que punto se pondrían peor. Pues hasta el punto máximo que hemos podido soportar; hasta tres veces he puesto pie a tierra para evitar que el viento me sacara de la carretera. En una carretera que por suerte no tiene tráfico alguno, durante los 14 km. que hemos transitado por ella hemos tenido que circular por el lado izquierdo de la calzada para que los nueve metros de anchura de la carretera nos permitiera detener la bicicleta antes de acabar de cruzarla empujados por la fuerza del viento. Estas eran las condiciones que tendríamos que aguantar durante los 38 km. que marcaba el indicador del cruce antes citado cuando en lontananza alcanzo a ver unas casas, lo que parece una pequeña población que no recuerdo aunque hemos pasado por aquí en la brevet del año anterior, Cañadas de Cañepla se llama esta localidad que ya no voy a olvidar y que nos recibe con el contenedor de basura volcado en el suelo.

En el bar (quizá el único del pueblo) en que nos hemos refugiado hemos distinguido entre lo urgente, que era terminar la brevet, y lo importante, que era regresar a casa a salvo (hábito 3). Hemos optado por lo importante, y de esta manera nos hemos convertido en los arquitectos de nuestro destino (hábito 1). Que entre los participantes se encontraran randonnneurs con experiencia en estas lides, con participación en la Paris-Brest-Paris, a los que ya les ha pasado de todo, da una idea de las condiciones que hemos aguantado. José Antonio Pérez necesitaba hacer un 400 y no dispone de otras fechas, a Domingo Lajarín no lo mueve un terremoto, Pepe Uribe lleva dos everesting a sus espaldas, Juan Pedro Moreno no se había retirado nunca, ha estrenado hoy su palmarés de retiradas…, esta gente no se retira así porque sí.

Que después de todo esto diga que estoy contento puede parecer una contradicción, pero no creo que lo sea, estoy contento de haberlo intentado y de haberlo hecho con esta compañía, los que he citado y los que no he citado hasta ahora, Jesus, Cristobal, Juancar, José Ramón, lo volveremos a intentar.