Brevet 600 29/03/2018

RELACIÓN INSCRITOS

BREVET 600 DE 29/03/2018

Ruta de la Primavera

 

¿Qué mejor manera de celebrar la llegada de la primavera que hacerlo recorriendo toda la campiña y fijando en nuestras retinas los colores de primavera recién estrenados?

Broche de oro a la semana de brevet con este 600 que recorre la ribera del Rio Segura, El Cagitan de Mula, los arrozales de Calasparra, los campos de cereal de Moratalla y Caravaca, los almendros de La Puebla de don Fadrique y Vélez Rubio, las vides en Bullas, los campos de cebada de Lorca…, un recorrido muy rural para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor y para fijar nuestra atención en los detalles que normalmente pasan desapercibidos.

En nuestro peregrinaje hacia el noroeste de la Región de Murcia vamos a tener ocasión de subir el alto de Benizar y las Lorigas situado en el kilómetro 175, una larga ascensión con rampas por encima de los dos dígitos y su famosa inscripción en el asfalto dándonos la “bienvenida al infierno”. Una rápida bajada nos lleva hasta la localidad de El Sabinar, que toma el nombre de la especie arbórea de la sabina y esta del antiguo pueblo de los sabinos, vecinos del antiguo Lazio.

La otra ascensión relevante de esta brevet  es el alto de las casas del francés, y tiene su cima en el kilómetro 465 y para llegar hasta aquí habremos pasado por La Puebla de Don Fadrique, con la sierra de La Sagra a la vista, María, Vélez Blanco y Vélez Rubio para tomar desde aquí dirección Caravaca, Bullas y dirigirnos hacia Aledo, donde podremos ver la “picota Aledana”, único monumento de la edad media que se conserva en la Región de Murcia. Le viene el nombre porque en estos picos se clavaba la cabeza de las personas que ajusticiaban.

Desde Aledo, solo el alto de Gebas se interpone en nuestro camino hacia el final de este recorrido.

hora y lugar de salida

Hora de salida: 20:00

Lugar de salida: The Bike

Dirección: Av. Almirante Loaysa nº 4

30007 MURCIA

Ubicación: 37°59'53.7"N 1°07'30.4"W

PERFIL

MAPAS Y CONTROLES

RUTÓMETRO CÓDIGO HOMOLOGACIÓN SP688

Pulsar botón derecho y elegir "guardar como"

Velez RubioVelez Rubio [216 Kb]

DESCARGAR TRACK

Pulsar con el botón derecho y elegir "guardar como"

primer 600primer 600 [2.634 Kb]

RELACIÓN FINISHER

CRÓNICA Y GALERÍA DE FOTOS

37Imgs

Crónica realizada por Domingo Lajarin García.

 

Hacía años que no realizaba una crónica, aparte de que no se me da muy bien escribir no tengo facilidad para recordar lo ocurrido durante una etapa pero en esta ocasión debido al recorrido, la compañía y las circunstancias que se dieron creo que merece la pena hacerlo.

Si no recuerdo mal fuimos 11 o 12 los que salimos de la tienda de The bike, como suele ocurrir siempre por la carretera de Alcantarilla empezamos a separarnos debido a los semáforos y al coger la carretera de Barqueros ya me quedo el último y comienzo a buscar un ritmo adecuado teniendo en cuenta el agotamiento acumulado de las demás brevets de la semana superrandonneur, hasta ahora había recuperado bien entre una y otra pero un 600 son palabras mayores y hay que hilar muy fino para no terminar regresando en autobús.

Hasta el primer control de Pliego me van pasando muchas grupetas con sus piques y ritmos de carrera, los voy dejando pasar aunque algunas veces sin querer te dejas llevar y cuando miro el potenciómetro me avisa de que voy haciendo el tonto y que afloje si no quiero pagarlo más adelante.

Cuando llego al control de Pliego los demás compañeros están preparándose para salir, procuro sellar rápido para unirme a ellos pero no puede ser, además tampoco me apetecía darme un calentón para después terminar descolgándome en el primer repecho, aunque me coma el aire prefiero llevar siempre un ritmo cómodo a ir metido en el grupo dándome calentones en cada subida.

Hasta Archena se rueda rápido, da el aire a favor y los repechos se superan con facilidad, voy intentando guardar lo más posible ya que a partir del primer control comienza lo más duro de la brevet y no estaba seguro de cómo iban a reaccionar las piernas después de hacer 900 kms en 4 dias.

En Cieza paro a sellar y como suele ocurrir siempre en los primeros sitios que pregunto nadie tiene sello, en esto recuerdo haber pasado por delante de un cuartel de la policía y decido darme la vuelta y entrar, al policía que estaba en la oficina no le hizo mucha gracia, pensaría que estaba en un programa de cámara oculta o algo así pero después de un buen rato interrogándome accedió a ponerme el sello y pude continuar la marcha.

A la subida a la sierra del oro le tenía mucho respeto ya que las veces que había pasado por allí se me había hecho muy pestosa pero esta vez me encontré cómodo y pude subir sin apretarme demasiado, ya en el campo del Cagitan paro a hacer mis necesidades y me veo llegar a Cristobal que no sabía que venía detrás de mí, le comento de ir un rato a relevos para resguardarnos del aire y así llegamos a Calasparra donde paramos a coger agua.

Hasta Tazona la carretera va picando hacia arriba, nos vamos encontrando varios repechos largos donde Cristobal me va apretando demasiado y decido descolgarme ya que el potenciómetro me va marcando por encima de 300 watios y sé por experiencia que es una zona peligrosa y más en un 600 donde los errores se pagan muy caros, aun así me voy encontrando cada vez mejor y ya empiezo a hacer cálculos mentales de esos que luego el aire y la carretera siempre terminan por destrozar.

Después de sellar en Tazona comienza la aproximación al alto de Benizar que sin llegar a ser un puerto te va dejando las piernas a tono para lo que te espera después, Cristobal se a quedado en Tazona esperando sus tostadas y yo salgo detrás de Edu y Pepe que llevan un ritmo algo alto para mí y se me van yendo poco a poco hasta que me quedo solo, ya no los vuelvo a ver hasta poco antes de coronar Benizar, me sigo encontrando cada vez mejor y me cuesta controlarme para no gastar fuerzas de más, aunque algunas veces es inevitable y más en un puerto donde he sufrido tantas veces en la marcha de Moratalla y es difícil llevar un ritmo más relajado.

Arriba nos juntamos con Juangre y Manolo y así fuimos juntos hasta poco antes de coger la carretera hacia la puebla donde en un descuido me veo descolgado y a Edu y Pepe por delante a un ritmo imposible de seguir, con mucho esfuerzo me vuelvo a unir a Juangre y a Manolo pensando que sería lo mejor ya que nos esperaban muchos kilómetros con aire en contra y podríamos ir a relevos, aun así este tramo se nos hizo infernal, la carretera pica hacia arriba y con el aire en contra no pasábamos de 20 kms/h, además es una carretera muy peligrosa por el intenso tráfico y el arcén se encuentra plagado de piedras con lo que rodar así se hace mucho más difícil todavía. Así fuimos dando relevos con mucho sufrimiento hasta que tuve que parar a repostar a unos 15 kms de Almaciles, Juangre y Manolo continúan y yo me quedo en un bar con Edu y Pepe a los que habíamos alcanzado poco antes.

Después de cargar agua decido salir rápido pensando en llegar lo antes posible a Vélez Blanco que era donde tenía previsto parar en un principio, el resto del tramo hasta la Puebla se hizo más duro todavía, sabía que continuaba hacia arriba pero no recordaba los dos repechos que hay al llegar a Almaciles, por suerte después hay bajada hasta la puebla y pude recuperar algo, sobre todo mentalmente después de estar tantos kilómetros luchando contra el aire.

En la Puebla sello rápidamente en el cruce que hay para coger hacia María, aquí ya empezó a hacerse de noche y como no me fiaba de las dos baterías que llevaba para las luces decido aguantar sin encenderlas el mayor tiempo posible, además había luna llena y se veía bien la carretera, en los tramos de bajada las encendía para evitar problemas y subiendo las apagaba.

Poco antes de llegar a Cañadas de Cañepla (lugar donde tuvimos que abandonar en el 400) me pasan Vicente y Jesús que habían parado más tiempo en la Puebla y no sabía que los llevaba por detrás, intento seguirlos un rato pero me llevan con el gancho y les digo que me voy a quedar ya que ese ritmo era imposible de seguir para mí y prefiero seguir más tranquilo, de todas maneras iba bien de tiempo si pensaba parar en Vélez Blanco.

A partir de aquí comienza a bajar la temperatura de manera alarmante y empiezo a pensar que no es buena idea parar en Vélez Blanco ya que al día siguiente me iba a comer la bajada en frío y con 3 grados que daban de mínima, me acordé que me lo comentó Juangre y decido seguir por lo menos hasta Vélez Rubio donde me encuentro otra vez a Jesús y a Vicente que habían parado a cenar, me comentan que ellos van a seguir hasta Caravaca y aunque no lo tenía muy claro decido seguir con ellos, me encontraba muy bien de piernas pero según mis cálculos llegaríamos a Caravaca sobre las 2 y yo hubiera preferido dormir alguna hora más y no circular tanto tiempo de noche.

Al poco de arrancar de nuevo cogemos a Juangre y a Manolo que iban por delante y tenían previsto también llegar a Caravaca. Durante este tramo no paro de darle vueltas a la cabeza, como no me hace mucha gracia dormir tan poco voy pensando en no parar, nunca había hecho un 600 non stop y aunque no eran las circunstancias más favorables me encontraba bien de fuerzas y podría intentarlo, así que hasta Caravaca voy ahorrando baterías por si al final decido continuar.

Cuanto ya tengo claro que voy a seguir decido aflojar un poco el ritmo y dejar que los demás se me fueran, ellos podían permitirse ir más rápido ya que iban a parar pero yo tenía que pensar en lo que me quedaba y saco la calculadora y empiezo a sacar cuentas, si no paro puedo estar en Murcia sobre las 12 fácilmente, tenía en cuenta lo que perdería al circular de noche y el cansancio pero aun así me equivoqué en un par de horas, ya que no tuve en cuenta el sueño, no llevaba nada con cafeína y por la zona que me pilló no había ningún sitio donde tomarme un café.

En Caravaca me despido de la gente y en cuanto empiezo a subir el caracolillo me doy cuenta de lo que me espera, pero ya no hay vuelta atrás, lo más que me podía pasar era que tuviera que sacar la manta térmica y me echara a dormir debajo de un pino.

En Moratalla por suerte la gasolinera que hay al entrar tiene servicio las 24 horas y puedo sellar sin problemas, compro algo de comida y continúo rápidamente para no enfriarme mucho, la temperatura comenzaba a bajar de los 8 grados y suponía que bajaría algo más.

El siguiente tramo hasta Aledo lo recordaré como uno de los momentos más difíciles que he pasado encima de la bici, tenía la experiencia de la Paris-Brest-Paris pero allí siempre te sientes protegido ante cualquier circunstancia ya que es raro circular solo y tienes mil pueblos por el camino donde poder parar si hace falta pero en esta ocasión desconocía el terreno y no sabía lo que me iba a encontrar hasta llegar a Bullas por lo menos. Después de llegar a la carretera que va a Cehegín se coge un camino estrecho plagado de repechos y asfalto en malísimas condiciones digno de una película de terror, en un par de ocasiones me tengo que bajar de la bici para pasar unas rejillas que no me atreví a pasar montado, además ya empezaba a tener mucho sueño y decido parar un rato y comer algo a ver si se me pasa.

Estoy unos 20 minutos descansando, me pongo toda la ropa de abrigo que llevo y pruebo a continuar a ver si se me pasa el sueño pero no hay manera, con mucho cuidado llego hasta Bullas y paro de nuevo en un parque a echar una cabezada en un banco, calculo que serían 10 minutos pero me dieron la vida, al salir sigo con mucho cansancio pero por lo menos ya no tengo sueño.

Entre Bullas y Aledo no había mirado el track pero me temía que había que pasar por el alto de casas del francés, y así fue, menos mal que ya comenzó a amanecer ya que a mitad de la subida me quedé sin luz y tuve que echar mano de una luz de posición que llevaba de repuesto y no se veía demasiado bien. Conforme fue amaneciendo las sensaciones fueron mejorando y subiendo un poco la temperatura, las fuerzas iban cada vez peor pero confiaba en recuperarme después de desayunar.

Poco antes de coronar el alto el aire empieza a soplar fuerte y en cada curva a derechas me deja casi parado, tirando de paciencia consigo llegar arriba y me dejó caer hacia Aledo en busca de un buen desayuno que me dé fuerzas para lo que quedaba de jornada.

El terreno hasta Aledo es muy pestoso, con mil repechos y la carretera llena de baches en la que no te puedes descuidar ni un segundo, conforme voy llegando me voy encontrando mejor de piernas y la moral empieza a subirme, lo que queda hasta Murcia en teoría era favorable y con viento de culo la mayor parte.

En Aledo tengo que desviarme del track para poder sellar en el centro del pueblo y ya aprovecho para desayunar algo, llevaba el estómago algo fastidiado y no pude tomar todo lo que hubiera deseado pero suficiente para poder continuar sin problemas.

Como era de esperar el aire me daría en contra la mayor parte de la bajada hasta Lorca, sobre todo al principio donde hay un par de repechos que casi me quitan las ganas de seguir, al llegar al siguiente cruce y girar a la izquierda ya entraba más favorable y todo descenso hasta la entrada de la ciudad donde paro a sellar en la gasolinera, me compro un par de chocolatinas como premio por el esfuerzo y arranco pensando en disfrutar lo que queda de recorrido con aire a favor, pero cuando vas tocado ni así se disfruta, el aire me ayudaba bastante pero no llevaba buenas sensaciones, en otras circunstancias tendría que rodar a más de 40 y apenas pasaba de 30, lo que faltaba hasta Murcia no iba a ser el paseo triunfal que me esperaba.

Y así me planto en Alhama donde tengo que desviarme del track por las procesiones, pero enseguida cojo la carretera de Gebas y comienzo mi particular procesión, en condiciones normales podría tardar unos 15 minutos en hacer la subida y esta vez necesité 10 más, y gracias a la motivación que suponía el último escollo de la jornada.

En Fuente librilla paro en un bar que vi abierto y no tenían sello como de costumbre, me recorro todo el pueblo y no encuentro ningún lugar donde sellar por lo que decido hacerme un selfie en la salida del pueblo y continuar.

Y ya hasta Murcia sin más problemas que el dolor de culo que prácticamente no me dejaba sentarme en el sillín, he intentado disfrutar lo más que he podido de la satisfacción de completar una brevet tan dura como ésta y pensando en recuperarme lo mejor posible para la siguiente.

Espero que todos la halláis disfrutado como yo y sobre todo dar las gracias a Juanpe y a Vicente por su trabajo ya que sin ellos todo esto no sería posible.

Un saludo a todos y nos vemos en la próxima.